20 de febrero de 2011

“casa tomada”


Sigo aprendiendo de Lucy: no es que ella no entienda o no aprenda (eso me lo demuestra porque no repite las acciones cuyo resultado no considera conveniente) es que no se le da la gana hacerme caso.
Hay un cuento de Cortázar que se llama “casa tomada”, bueno, hay algo de eso en mi vida, primero fue un espermatozoide que ser instaló en mi útero y fabricó un bebé, luego fue esta bebé que se instaló en mi vida apropiándose de todo lo mío (sobre todo de mi tiempo) ahora esta bebé (que ya no es más una bebé) me lleva a adoptar una bebé con cola (Lucy) que sigue con la rutina de apropiación de mi vida y de mis cosas que inició la bebé que ya no es bebé.
Mi casa ya no es mi casa, ando de puntillas para que Lucy no me vea (igual me ve) la bebé sin cola que ya es adolescente toma sus propias decisiones y hace sus propios planes, y yo me veo a mi misma con la misma cara de desconcierto que ponía mi abuela cuando le dejaban a su cuidado los dos tesoritos (mi hermanita y yo)
¿Estaré vieja?

2 comentarios:

delia dijo...

No lo creo...
Un abrazo

Cassiopeia dijo...

No.
Sencillamente vives en una casa tomada por dos!
Felicidades. Tiene su encanto...
Besos