23 de agosto de 2010

El complejo de Patito Feo


Mi título de doctora en supervivencia me autoriza a hablar del “complejo de Patito Feo” que he tenido la desgracia de padecer.
Con sorpresa, y una vez más gracias a la mega red social de facebook, (que tiene muchas virtudes pero también es de temer), me vengo a enterar de cómo me veían, pero mi complejo de patito feo distorsionaba mi percepción de la realidad e influía negativamente en el desarrollo de mi vida.
No soy, como digo siempre, ni la primera ni la única que tiene en su haber este pesado complejo, por suerte ya ampliamente superado.
Por supuesto la responsable de este complejo es la pata:

“La Señora Pata se moría de vergüenza por haber tenido un patito tan feísimo y le apartó con el ala mientras prestaba atención a los otros patitos”.

La señora pata se moría de vergüenza pensando en lo que había tenido que aguantar para conseguir su capricho y encima ahí estaba el producto de su vergüenza, pero prefirió mirar para otro lado.

El pobre patito terminó descubriendo que su sospecha de niño adoptado era mucho más cruel que lo que imaginaba, pero bueno, tampoco se trata de perseguir al culpable y menos en la época que le tocó vivir donde todavía reina la mentira.

La pata de tanto ocultar y negar está psicótica y el patito por fin es feliz.